El escándalo comenzó con un informe periodístico publicado en El Destape: la campaña electoral que llevó a Mauricio Macri al Sillón de Rivadavia estuvo manchada por aportantes inventados y montos modificados. A casi cuatro años de esos comicios presidenciales ahora el juez federal Ariel Lijo tomará la posta de la causa para determinar si la alianza política recurrió a un fraude.

Un trabajo periodístico de Juan Amorín demostró que hubo aportes en efectivo que no se habían rendido o lo habían hecho con un monto menor al real. Por eso, ahora Lijo le solicitó a la jueza electoral de la Ciudad de Buenos Aires, María Servini de Cubría, que le envíe el documento con el financiamiento de la campaña presidencial de 2015, en el que se presentará un listado de los responsables de la campaña y de quienes se encargaron de la rendición de cuentas en nombre de Cambiemos.

El juez federal pidió, además, a la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) y a la Inspección General de Justicia (IGJ), los datos sobre las empresas involucradas en el caso, entre las que están "CHK Servicios Audiovisuales SRL", "CAP Publicidad SRL" y "Televaz".

 

 

Fuente: El Destape