Ayer, la Cámara Civil y Comercial Federal volvió a propinarle un revés a la empresa y le bloqueó la chance de apelar vía recurso extraordinario a la Corte Suprema. Fue el máximo Tribunal el que la semana pasada anuló el “piletazo” que había intentado la multinacional con el pedido de “per saltum” para que los cinco ministros intervengan en el pleito. No pudo alegar la “gravedad institucional”, requisito indispensable para la apertura del recurso de salto de instancia. Google objeta la decisión de conceder medidas de prueba preliminares para que avance el juicio iniciado por la expresidenta. La Sala II de la Cámara ya había rechazado su apelación argumentando que la decisión de avanzar en la investigación para probar los hechos que se denuncian no es apelable.

 

C5N on Twitter

 

Ante ese escenario Google probó suerte con el per saltum, aunque existía ya una intervención de la segunda instancia, uno de los pasos que no deben cumplirse para que sea válida la vía del “salto de instancia” que termina en la Corte. Pero en simultáneo, había apelado la decisión de los jueces Ricardo Recondo, Alfredo Gusman y Eduardo Gottardi a través de un recurso extraordinario con miras a escalar también por ese camino hacia la Corte Suprema, objetando que los camaristas se hubiesen negado a avalar sus argumentos contra la decisión de primera instancia. Esto último fue lo que ayer se rechazó, constituyendo el tercer revés al hilo para Google, casi sin caminos para evitar que se soliciten las medidas de prueba que apuntan a que abra sus servidores. Y que se reconstruya cómo en el denominado “panel de conocimiento” que ofrece el buscador, se asociara la búsqueda a la leyenda “Ladrona de la Nación Argentina”.

Ahora, la situación queda despejada para que se “arbitren todos los medios necesarios para descargar y almacenar la totalidad de los datos asociados al nombre Cristina Fernández de Kirchner y Cristina Kirchner, a partir del 17/05/2020 hasta el día en que se realice la presente pericia que surjan del contenido del panel de conocimiento del buscador Google de una persona destacada”. Eso es lo que solicitó la querella y fue concedido por el juez en lo Civil y Comercial Federal N° 7, Javier Pico Terrero. Para el gigante informático, la revisión de sus servidores implicaba –según lo argumentaron en su escrito ante la Cámara- “una violación al secreto comercial”.

Los camaristas repasaron ayer los últimos movimientos del caso: Google tapizó de recursos extraordinarios el fuero el 1 y el 9 de octubre, objetando la sentencia del 17 de septiembre, cuando la Sala II de la Cámara declaró mal concedida su apelación a lo que había dispuesto Pico Terrero. Los camaristas sostuvieron que como “regla”, el rechazo de un recurso “no justifican el otorgamiento de la apelación extraordinaria”. Pero incluyó un reproche velado a Google: “sus alegaciones se refieren, en gran medida, a la admisión de la medida de prueba anticipada y la mayor prudencia con la que debieron de ser apreciados los recaudos que hacen a la procedencia de este tipo de medidas por parte del juez de grado. Empero, eso jamás fue tratado por la sentencia de alzada, que se limitó a declarar mal concedida la apelación por razones de forma”, argumentaron. Consideraron una “deficiencia” el no haber podido dar una “fundamentación autónoma” a su protesta y sostuvieron que lo único que surge en claro de la oposición del gigante en sus escritos judiciales a las decisiones de los tribunales es “su discrepancia con la solución adoptada por la Sala, lo cual no autoriza a descalificar la sentencia”, afirmaron en apenas dos carillas firmadas digitalmente.

Tras estos intentos fallidos, Google lleva desventaja en su estrategia defensiva que tendrá que analizar cómo revertir.

 

 

Fuente: Ámbito.com