Todo parecía ir sobre rieles en el Polideportivo Municipal para el pago de las minibecas que el jefe comunal había prometido a quienes fueron a caminatas, caravanas y el acto de cierre de campaña: recibirían 3.000 pesos por sus servicios. 

Sin embargo, al poco andar, sobre las 16 horas, comenzaron los problemas. Se presentaron en el lugar mas vecinos de los que Nuñez habían calculado. La voz en el pueblo se corrió rápido: el mandatario estaba pagando para que lo voten el domingo. 

 

 

Los nervios habían inquietado tanto a los punteros como a los que esperaban por las demoras en el pago. A esa altura, el dinero calculado no alcanzaba para todos. Por esa razón el candidato de Marcelo Orrego decidió reducir a la mitad el importe: así de 3.000 pesos, pasaron a 1.500. Sobre las 18.00 horas debieron reducir aún mas la cantidad de dinero: de los 1.500 pasaron a apenas 1.000 pesos.

 

 

Ya para las 20.00 horas, con la oscuridad, el frío incipiente tras 6 horas de cola, la mala noticia llegó. La municipalidad no tenía más dinero, mucho menos mercadería para calmarlos, pues el jueves había vaciado los depósitos de ésta como de materiales de construcción tras el reparto casa por casa.

 

 

Sin dinero y sin posibilidad de retirar mas de las cuentas bancarias, la situación desbordó a los asistentes que querían la dadiva que les habían prometido. Por ello se desataron insultos, empujones, grescas y roturas en el edificio del polideportivo que pertenece al municipio. La situación fue caótica, algunos amenazaron con volver a la mañana, para que les den el dinero o algo por el voto. De lo contrario amenazan con cortar la Ruta 20 a la altura de Chacritas. 

Se puede decir que, a Núñez, el tiro le salió por la culata.

 

A continuación, las planillas filtradas:

Resaltado amarillo: cobraron $2000

Resaltado cremita: $1500

Blancos: $1000

Planta permanente: $700 (no figuran en las planillas)