La Policía de la Ciudad reprimió con gases y palos a despedidos que encabezaban hoy un piquete en el Metrobus de 9 de Julio. Trabajadores despedidos del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), el Hospital Posadas, Ferrobaires y de Yacimientos de Río Turbio, con el apoyo de ATE y militantes de izquierda, intentaban hacer visible el conflicto.

Todo comenzó cuando los efectivos de la Policía municipal avanzaron contra los manifestantes que buscaban cortar la Avenida de Mayo. El resultado fue varios heridos y, al menos, dos detenciones, una de ellos la del minero del Turbio Daniel Uribe -quien fuera liberado horas después.

 


Presente en la marcha, Marcelo Ramal, del Partido Obrero-Frente de Izquierda, denunció que “la Policía comenzó a golpear a quienes estábamos en la primera fila de la marcha, reclamando contra el despido de miles de trabajadores en los últimos meses”. 

 

“Cuando nos acercamos para evitar esta detención de un minero que viajó miles de kilómetros para reclamar por su trabajo, esta indignidad, fuimos recibidos por una lluvia de palos de los policías”, explicó el dirigente del PO.

Poco antes del mediodía se mantenía el corte sobre la 9 de Julio, reclamando la liberación inmediata de los detenidos. Los presentes esperaban el arribo de más columnas de estatales para dirigirse al Congreso, donde se realizará un acto central para reclamar a la central obrera que active el paro nacional.