Las provincias y distritos que ya avanzan hacia el final de la cuarentena por coronavirus van a aplicar el Ingreso Base (IB), en reemplazo del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE). La iniciativa llega por parte de la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSES).

“Es una forma de garantizar derechos y, al mismo tiempo, de promover el consumo para reactivar la producción y la economía”, destacó Daniel Arroyo, ministro de Desarrollo Social. También incentivarán el plan Potenciar Trabajo, con el objetivo de crear infraestructura en los sectores más vulnerables del país.

Restan ultimar detalles de este nuevo ingreso. Uno de ellos, por ejemplo, refiere a si se aplicara por persona o por grupo familiar. Por otro lado, desde el ministerio aclararon que convivirá con la Asignación Universal por Hijo.

En un contexto que va a ser devastador después de la pandemia, según las precisiones de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el gobierno nacional está en pleno desarrollo de medidas paliativas.

“(El coronavirus) hará desaparecer globalmente, solo entre abril y junio, el 6,7% de las horas de empleos, lo que equivale a la pérdida 195 millones de puestos a tiempo completo“, indicaron desde la OIT en un reciente informe de escala mundial.

Una diferencia radical entre el Ingreso Base y el Ingreso Familiar de Emergencia es la extensión. En el primer caso, será otorgado a tres millones de personas, mientras que el segundo es entregado a cerca de nueve millones (el gobierno destina noventa mil millones mensuales).

El IFE dará paso al IB, que finalmente desaparecerá cuando la economía se recupere en todos y cada uno de los distintos y sectores productivos.

 

FUENTE: TÉLAM