En el día de ayer se conoció que Eloy Rivera -ex participante del reality- fue detenido en México tras intentar apuñalar a su novia.

Sin embargo, no es la primera vez que participantes de Gran Hermano estuvieron en el ojo de la tormenta por protagonizar lamentables hechos.

En muchas oportunidades, el prolongado encierro y la fama repentina pueden resultar nocivas para las personas que participan de un reality con semejante exposición mediática.

Tal es el caso de varios participantes del reality argentino en diferentes ediciones. 

La historia de Rocío Gancedo es la más trágica. La chica se destacó como la “bomba sexy” del ciclo 2011 y, tras su salida, trabajó esporadicamente en el mundo del espectáculo. A partir de 2014, tuvo un cambio radical en su vida, orientándose en la fe evangélica. Pero fue en septiembre de 2016 cuando sufrió un duro golpe: falleció su padre y la modelo sufrió una severa depresión. El 29 de noviembre de 2017, se quitó la vida.

Soledad Melli, participante mendocina de Gran Hermano V, tuvo una historia similar. En 2008 tuvo un doble intento de suicidio: primero por consumo de psicofármacos, pero fue internada a tiempo. 24 horas después  de ese incidente la joven intentó nuevamente quitarse su vida al dejar abiertas todas las hornallas de gas de su casa.

Por otra parte el ganador de la edición 2011 del reality, Cristian U, protagonizó varios escándalos: en mayo de 2019 fue condenado a dos años de prisión por fracturarle la cara a un joven en un boliche. Pero eso no fue todo, en noviembre pasado fue denunciado por abuso sexual simple.

Otra de las participantes que quedó en la historia fue Tamara Paganini, protagonista del primer GH en 2001.

Paganini fue una de las participantes destacadas de la primera edición argentina del reality en 2001. Luego de su salida de la casa más famosa del país, la joven tuvo una importante exposición en los medios porque se supo de la cercana relación que tuvo con el cantante cordobés Rodrigo Bueno. Sin embargo, toda esta exposición no le hizo bien. Ella aseguró en reiteradas oportunidades que el “encierro del programa le generó daños psicológicos”, responsabilizando a quienes estaban a cargo del ciclo. Así mismo, protagonizó varios incidentes con la prensa en la vía pública.

 

Fuente: Minuto Uno