La semana pasada Guillermo Pardini (52), periodista de Confrontados y con una extensa carrera en televisión y radio, fue condenado a seis meses de prisión en suspenso por golpear en octubre de 2015 a quien era su pareja. La sala III de la Cámara Nacional de Casación en lo Criminal y Correccional lo declaró culpable del delito de lesiones leves dolosas agravadas por haberse dado en el marco de una relación de pareja y por haber mediado violencia de género. Y tras conocerse el fallo, el periodista quedó afuera de los dos programas en los que trabajaba.

Pardini era parte de Confrontados, el ciclo de Rodrigo Lussich y Carla Conte, y de Ahora Continental, que conduce Dominique Metzger por la AM 590, y según le dijo el periodista a La Nación, "las decisiones de las empresas fueron tomadas de común acuerdo hasta que se resuelvan todas las instancias de la situación judicial".

La periodista Mariana Verón, quien ocupa el lugar de Metzger durante sus vacaciones en la radio, dijo sin entrar en detalles: "Guillermo Pardini ya no forma más parte del equipo". Mientras que en el ciclo de El Nueve el conductor se explayó: "Ha tenido una condena judicial firme, luego ratificada por una Cámara, por una situación personal ligada a la violencia doméstica. No nos ha quedado opción y no vamos a continuar con la participación de Guillermo en el programa", aseveró. "Es una cuestión por la que nosotros hacemos bandera todos los días. El punto límite es ese", finalizó.

Los abogados del panelista, Maximiliano Rusconi y Martín Chasco, enviaron un comunicado de la defensa. "La decisión de la Cámara de Casación implicó el rechazo del recurso interpuesto por la defensa contra la condena dictada por un Tribunal", aseguran los letrados del periodista. "Entre nosotros, una persona es inocente hasta que se demuestre lo contrario en un juicio respetuoso del debido proceso, luego del cual se llegue a una sentencia condenatoria, y esta quede firme".

"La 'firmeza' se adquiere o bien cuando se consiente la resolución, o cuando se agote a su respecto toda la vía recursiva. Ninguna de las dos circunstancias pasaron en el caso, toda vez que la decisión de Casación fue recurrido por un recurso extraordinario federal, esperando que la resolución sea revisada por la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Incluso de ser rechazado ese recurso quedaría la posibilidad de interponer un recurso de queja directamente ante la Corte", continúa.

"Sucintamente se planteó en el recurso extraordinario respecto de la resolución de Casación: la arbitrariedad por la falta de consideración de los argumentos de la defensa que hacían a la solución del caso, y la falta de consideración de testimonios que avalaban la versión de Pardini, lo que lleva a concluir que la decisión adolece de una fundamentación que es solo aparente y por lo tanto arbitraria", finaliza el comunicado.

 

Fuente: Ciudad Magazine