Atravesar las Sierras Grandes es, en si misma, una experiencia inolvidable. Acá te proponemos cinco caminos alternativos para descubrir algún tesoro oculto entre las montañas:

1. De Punilla a los Puentes Colgantes

Por la Ruta Nacional Nº34 -pasando Carlos Paz- se llega al cruce donde se anuncia Copina. Una vieja camioneta quemada indica el camino de ripio a seguir para llegar a los Puentes Colgantes. Según la leyenda, el propio
Cura Brochero atravesaba estos paisajes en sus viajes evangelizadores. Desde aquel momento, Copina es un parador obligado para los viajeros que quieran gozar de impactantes vistas del Valle de Punilla y de algunas cascadas.

 

 

2. Una pausa en la Cascada Lágrima del Indio

La zona de la Cascada Lágrima del Indio es un lugar ideal para realizar un picnic de verano. Este lugar es de muy fácil acceso ya que se encuentra a la vera de la Ruta Provincial Nº 34. En las cercanías de la cascada el turista puede disfrutar de productos regionales artesanales. A pocos metros tienen, además,  el ingreso al Parque Nacional Quebrada de El Condorito.

 

 

3. Quebrada del Batán

Un par de kilómetros más arriba continuando por la Ruta Nº43 se puede llegar a otro impresionante salto de agua: la Quebrada del Batán. Este  lugar se trata de un verdadero tesoro cordobés: escondido, se debe caminar unos 150 metros en dirección ascendente y paralelo a la ruta siguiendo el cauce del río arriba. Allí encontrarán la boca de la “cascada escondida”, que a simple vista no se ve.

 

 

4. Llegar al viejo Hotel El Cóndor

Refugio de los grandes exponentes de la ciencia argentina, el viajero puede conocer el mítico Hotel El Cóndor.

Sus ruinas se encuentran al bordear el clásico parador homónimo. Inaugurado en 1937 por Juan Pablo Reymond, el hotel permaneció activo hasta mediados de los ´70 cuando fue cerrado luego de la nueva traza del camino de las Altas Cumbres.

El turista podrá disfrutar de una llamativa curiosidad: en el techo del hotel se habían instalado placas para la detección de rayos cósmicos, proyecto científico de importancia para la época. Gracias a esto, en 1949 se publicó una imagen de una estrella o recorrido cósmico detectado allí. El descubrimiento fue difundido en la revista Ciencia e Investigación, patrocinada por la Asociación Argentina para el Progreso de las Ciencias. Los trabajos se llevaron a cabo entre 1945 y 1950 y guardan ese halo de misterio científico como el acaecido en la Isla Huemul del Nahuel Huapi.

 

 

5. Naciente del Río Mina Clavero

Desde Punilla hacia el Valle de Traslasierra se encuentra este maravilloso espectáculo natural. El "Parador" se ubica a 80 kilómetros de Villa Carlos Paz y a 27 de Mina Clavero. La zona de balcones naturales cuenta con impresionantes panorámicas hacia Mina Clavero.