La provincia de Córdoba recibe a los turistas en Semana Santa con su historia, con sus paisajes, con su rico Legado Jesuita, con sus museos e iglesias y con numerosas actividades en cada rincón de la provincia.

En la capital cordobesa se puede visitar la Manzana Jesuita con visitas guiadas, un área peatonal que permite conocer cómo nació y evolucionó la cultura jesuítica en esta parte del virreinato.

Y en el interior de la Provincia, se destaca el Camino de las Estancias Jesuíticas (declaradas Patrimonio de la Humanidad Patrimonio por la UNESCO en el año 2000), compuesta por la Estancia de Caroya, la Estancia de Jesús María, la Estancia de Santa Catalina, la Estancia de Alta Gracia, y la Estancia de La Candelaria y la ya mencionada Manzana jesuítica de la ciudad capital.

También se recomienda visitar los circuitos de capillas serranas, representado por lo antiguos oratorios y edificios que datan de los siglos XVII y que pueden ser apreciados en el camino de las Arrias al sur de la provincia, en el Valle de Calamuchita, en Traslasierras y el norte cordobés.

 

Fuente: Volemos