Con el inicio de la cuarentena, Susana Roccasalvo inició la conducción de Implacables por videollamadas. Sin embargo, cada vez que tenía que salir al aire, su celular sonaba y no le permitía hacer la transmisión. Al ser un hecho reiterativo, acudió a la Justicia y detectaron que se trataba de un propio compañero de trabajo.

El programa de la conductora se emite sólo los fines de semana. Pero las constante llamadas no permitían que trabaje con normalidad. Por tal motivo, pidió asesoramiento al abogado Mauricio D’Alessandro quien inició una demanda por amenazas y hostigamiento.

Ante la investigación por ciberdelitos, lograron identificar al responsable de la línea telefónica. El abogado informó en Nosotros a la Mañana que en cada programa, la llamaban hasta que se cortaba la transmisión.

“Veían que primero se congelaba y después se cortaba”, detalló el letrado. Y aseguró que con dicho accionar buscaban perjudicarla dado que “la sacaban del aire”. Si bien las llamadas aparecían con número desconocido, se pudo identificar al propietario.

Al respecto, D’Alessandro informó que se trata de un compañero de Susana Roccasalvo y “está probado”. Se inició una causa penal y fue citado con notificaciones enviada a varios domicilios de modo que deberá presentarse ante la Justicia.

Consultado sobre quién fue el periodista que hostigó a Susana Roccasalvo, el abogado confirmó que “la investigación de la Justicia indica que el titular de la línea es Pecoraro”. Dado que es conocido, le preguntaron sobre la posibilidad de un hackeo.

Para el abogado existen varias posibilidades que pueden ir desde el hackeo a que otra persona le haya usado el celular. Sin embargo, las llamadas ocurrieron durante tres meses y en el horario el programa. Además, recordó que en el pasado ambos tuvieron sus diferencias.

 

 

Fuente: https://la100.cienradios.com/