La cantante Daniela Pérez sufrió una descompensación en vivo este miércoles cuando estaba al aire dando una entrevista en Intrusos. La artista estaba sentada en el ciclo que conduce Jorge Rial hablando de su separación del economista Jorge Milei –con quien estaba en pareja desde hacía más de un año– cuando de repente le bajó la presión.

“Nos dejamos de querer”, había dicho minutos antes, y luego la nota cambió de rumbo cuando se permitió abrirse y explayarse sobre la dura enfermedad que enfrentó su hija, que le ganó una batalla al cáncer.

Mientras intentaba cerrar una idea, Daniela se detuvo y les comunicó a los presentes que se mareó y que sintió que “el estudio daba vueltas”. Entonces, Rial le preguntó si quería retirarse del aire para que se recompusiera. Incluso, le pidió a la producción que le prepararan una silla detrás de cámara.

Entonces, el conductor se puso de pie y la tomó del brazo para ayudarla y acompañarla. La cantante bajó un escalón y se desplomó sobre el suelo. Rápidamente, los panelistas, que estaban sentados al lado de la artista, la socorrieron.

 

Daniela, la cantante, se desmayó y cayó en Intrusos

 

El conductor pidió un corte comercial, buscando preservar la imagen de Daniela, y también solicitó un médico. Mientras la cámara se iba del plano, se logra ver cómo el panelista Damián Rojo también se acerca a asistirla, y Marcela Tauro hace énfasis en que la atendiera una enfermera.

Daniela no regresó a Intrusos y más tarde Rial explicó que afortunadamente la cantante no había sufrido lastimaduras pero que igual había sido trasladada al Hospital Fernández para hacerse los chequeos pertinentes por la caída, y sobre todo por la descompensación que sufrió.

“Está bien. Indudablemente por cuestiones de nervios, empezó a hablar de su hija, de la enfermedad, comenzó a sentirse mal, lo dijo al aire y le pedí que salga, nunca imaginé que iba a desmayarse. Tardó un rato de recuperarse”, sostuvo el conductor.

Más tarde, comunicaron que el parte médico oficial indicó que la cantante tuvo un accidente isquémico transitorio (AIT), es decir que se detiene el flujo de sangre a una parte del cerebro por un breve período de tiempo. Una persona tendrá síntomas similares a un accidente cerebrovascular hasta por 24 horas. En la mayoría de los casos, los síntomas duran entre una y dos horas.

 

Fuente: Teleshow