Un joven de 20 años había cocinado el plato de pasta cinco días antes en su casa pero, en vez de guardar las sobras en la heladera, las dejó en un tupper a temperatura ambiente y cuando lo comió recalentado, murió.

 

Ocurrió en Bélgica y la víctima, conocida como "A.J.", notó un olor extraño en su plato pero no le dio importancia y comió la porción entera. Luego, se fue a practicar deporte pero el malestar físico era tan grande que debió regresar a su casa.

 

AJ se descompuso y entonces decidió solo tomar agua y acostarse. Nunca más se despertó. Sus padres lo encontraron muerto en su pieza la mañana siguiente a las 11.00 AM. La autopsia reveló que había dejado de respirar alrededor de las 4 AM.

 

AJ murió en 2008, pero lo que le sucedió se difundió recientemente tras su publicación en la revista de medicina, que fue además retomada por el Dr Bernard, un youtuber que comenta casos médicos llamativos.

 

Los estudios realizados encontraron rastros significativos de la bacteria bacillus cereus en su materia fecal y en lo que quedaba del plato de pasta. Este microorganismo suele aparecer en casos de intoxicación con comida, pero no en la magnitud que tenía AJ.

 

La bacteria le destruyó el hígado, que directamente dejó de funcionar. Eso desencadenó su rápida muerte, facilitada por la ausencia de un tratamiento rápido.

 

Fuente: Infobae.