Desde los inicios de su gobierno, Mauricio Macri adoptó medidas impositivas que apuntaron al beneficio de los sectores mas ricos del país, tanto a terratenientes a quienes les quitó retenciones a días de asumir como la modificación del Impuesto a la Riqueza.

La AFIP de la gestión macrista pasó dicha alícuota también del 1,25 al 0,25 y aumentó considerablemente los montos mínimos imponibles situación que generó que muchos «ricos» del país pagaran mucho menos o directamente dejaran de pagarlo.

Tal es el caso de las conductoras Mirtha Legrand y Susana Gimenez, fervientes defensoras del gobierno de Cambiemos. 

Las fortunas de Mirtha y Susana están valuadas en 1.167 y 1.543 millones de pesos cada una respectivamente. Si hubieran pagado aquel impuesto, cada una debería haberle entregado al fisco entre 10 y 15 millones de pesos anuales.

En un artículo pubicado en la Agencia Paco Urondo, el investigador del CONICET Leandro Andrini señala que con la exención impositiva de las 'divas' se podría haber cubierto el presupuesto de una facultad pública.

En ese sentindo, Andrini indica que haciendo equivalencias con las cifras de exención impositiva del año 2017 (fecha a partir de la cual dejaron de pagar el Impuesto a las Riquezas), «lo que estas dos señoras han dejado de pagar en impuestos representó el presupuesto para la Facultad de Ciencias Exactas de la Universidad Nacional de La Plata».

En dicha facultad se produce alrededor del 9% de la investigación científica total del país, se realizan considerables esfuerzos dentro del área de extensión universitaria, se da clases a cuatro mil quinientos estudiantes de 10 carreras de grado, 4 carreras doctorales, y varias maestrías, a la vez que se le da clases a cerca de cinco mil estudiantes de correlación (carreras de otras facultades, como Informática, Ingeniería, Ciencias Naturales, Astronomía y Geofísica).

 

 

Fuente: Agencia Paco Urondo