Alejandro Werner, el director del departamento del Hemisferio Occidental del FMI, reconoció que el pronóstico del organismo internacional podría volver a fallar.

En esa línea, el funcionario admitió que la crisis puede profundizarse en la segunda mitad del año. Este sería el segundo 'pifie' del FMI quien, durante el primer programa de asistencia, también falló.

“Los pronósticos son eso, pronósticos, y pronosticar estos cambios de tendencia como el que vemos en Argentina es difícil. Estamos diciendo que la contracción de la economía argentina este año va a ser menor que la que preveíamos el año pasado, pero muy bien puede pasar que termine siendo distinto, incluso en sentido contrario”, afirmó Werner durante una conferencia de prensa.

Las declaraciones del funcionario caen como una bomba en pleno inicio de la contienda electoral. La justificación del Gobierno para decir que "lo peor ya pasó" no sería tal y el electorado, al menos en las encuestas, se muestra desilusionado con el gobierno de Mauricio Macri.

“En nuestras previsiones no estaba incorporado por ejemplo este último brote de inestabilidad global que repercutió sobre Argentina”, justificó Werner.

 

 

Fuente: Política Argentina