En un nuevo giro en el caso de inteligencia ilegal dentro del Gobierno, el juez Alejo Ramos Padilla aportó nueva información a la causa. Recibió datos sobre líneas telefónicas pertenecientes a Stornelli, ordenó nuevas citaciones y sumó otro detenido: un oficial de la Prefectura Naval. El juez notifica de estos nuevos aportes a varios juzgados y tribunales,  mientras espera que otros jueces le brinden documentación y declaraciones fundamentales que podrían derivar en nuevas imputaciones.

La empresa Claro le entregó al magistrado información respecto de las líneas a nombre del fiscal Carlos Stornelli, imputado en la causa y declarado en rebeldía luego de no presentarse a ninguna indagatoria.

Los involucrados en este intercambio de información serían un juzgado de Necochea, un tribunal de la Capital Federal (que investiga la “mafia de los contenedores”), el juez Luis Rodríguez, que imputó a Marcelo D’Alessio y a Juan Bidone, con el juez Claudio Bonadio, quien mostró interés en el desarrollo de la causa de Dolores.

También está involucrado en el intercambio el juzgado que maneja el caso del mediático Fariña, a cargo de Sebastián Casanello. Ramos Padilla le solicitó acceso a todas las declaraciones. Al parecer la respuesta del juez fue que lo relacionado a Fariña debe ser solicitado al Tribunal Oral Federal 4, encargado de la denominada causa “ruta del dinero”, en la que el arrepentido es uno de los acusados.

Días atrás, la ex abogada de Fariña, Giselle Robles, describió cómo Fariña recibía indicaciones para complicar al empresario Lázaro Báez. Con estos documentos instaló la especulación acerca de una posible actuación para involucrar primero a Báez y luego a Cristina Fernández. Lázaro Baez está siendo juzgado junto a Fariña, mientras Cristina recibió una falta de mérito por parte de dos instancias judiciales.

Ramos Padilla compartirá parte de la causa con Bernardo Bibel, juez de Necochea, por la denominada “Operación Porcaro”, en alusión a las maniobras de espionaje de las que habría sido víctima el dirigente Roberto Porcaro. En la documentación habría pruebas de trabajo de campo realizado por Marcelo D’Alessio, incluso usando drones para filmar a Porcaro sobre la ciudad de Necochea.

Por otro lado, Ramos Padilla enviará al Tribunal Penal Económico 2 una parte de la causa relacionada a la “mafia de los contenedores”. Parte de este caso ya fue elevado a juicio y Ramos Padilla pidió que el tribunal informe sobre Víctor Palomina Zitta, un empresario que denunció a D’Alessio por extorsión. Según su testimonio, el objetivo era incriminar a ex funcionarios kirchneristas en el supuesto contrabando de más de 500 contenedores. El empresario asegura que el extorsionador, vinculado al fiscal Stornelli, le exigió el pago de 500 mil dólares para no ir preso ni publicar su caso.

Ramos Padilla enviará a su par Luis Rodríguez información sobre la “Operación Traficante” y le requerirá que le envíe lo relacionado con el fiscal Bidone, imputado en ambas causas. También ordenó el traslado de Rolando Barreiro, ex agente de la AFI, para que declare ante Rodríguez.

El juez de Dolores colaborará con su par de Lomas de Zamora, Juan Pablo Augé, quien lleva adelante un expediente contra D’Alessio por lavado de activos. También puso a disposición de Bonadio toda su causa para consultarla.

Mientras se presentan grandes avances en la causa, la semana que viene la Cámara Federal de Mar del Plata deberá decidir si ratifica la competencia de Alejo Ramos Padilla, a pedido del fiscal Juan Pablo Curi, quien considera que el caso debe ser llevado por un juez de Comodoro Py.


 

Fuente: Minuto Uno