Luego de oponerse a la medida de Patricia Bullrich que habilita el gatillo fácil, la diputada Elisa Carrió llevó su relación con el presidente Mauricio Macri al límite de la tensión y optó por refugiarse en el campo mientras evalúa una salida anticipada del Gobierno.

Días atrás, Carrió aseguró que la reglamentación firmada por la ministra Bullrich "viola los derechos humanos fundamentales" y aseguró que no iría "al fascismo”. Sus palabras cayeron mal en la Casa Rosada y también en las redes, donde sus propios seguidores la cuestionaron y hasta sospechan de una intervención troll en el entorno de la diputada.

La tensión en el vínculo con el macrismo llevó a Carrió a tomarse un fin de semana en el campo para resguardarse. Sin embargo,

Sin embargo, según publicó el diario Clarín, antes tomó dos decisiones.

Le pidió a Alicia Terada que inicie el trámite jubilatorio, evaluando una jubilación anticipada al fin de su mandato como diputada, que termina en 2021. Y, por otro lado comenzó a planificar la creación de una ONG "para luchar contra la corrupción y el crimen organizado".

 

 

Fuente: El Destape