El macrista Martiniano Molina no para de ser noticia por sus traspiés como intendente de Quilmes. En su momento fue duramente criticado porque cuando le hablaron del centro clandestino conocido como “Pozo de Quilmes” pensó que se referían a simples “baches” en las avenidas de su distrito y, ahora, terminó enfureciendo a los vecinos con porque hizo un pozo gigante para usar como relleno de basura en medio de una popular plaza.

 

 

 

El agujero en que Molina malgastó recursos del municipio forma parte del proyecto que usan en Cambiemos para generar áreas de reciclaje de basura, conocidos como "puntos verdes".

 

La polémica fue que lo hicieron en una de las plazas más lindas y concurridas por los vecinos de la zona, la Plaza del Maestro, que no solo es un punto de dispersión para vecinos y niños, sino también para los estudiantes de la Universidad Nacional de Quilmes, que se ubica a pocas cuadras.

 

"Estas decisiones son producto de la falta de experiencia política de Martiniano Molina, que evidencia que no está preparado para resolver los problemas de la gente", disparó la diputada nacional y precandidata a intendente de Quilmes Mayra Mendoza en diálogo con Diario Registrado.

 

La referente más reconocida de la oposición en Quilmes comentó que "los vecinos y las vecinas de Bernal se organizaron y ganaron la discusión frente a la mala y arbitraria idea de instalar un container para reciclado de basura en la plaza del Maestro, patio común de miles de vecinos". ¿Qué fue lo que pasó? Hombres y mujeres agarraron sus palas y volvieron a poner la tierra donde estaba. Y el pozo de Martiniano pasó a ser historia.

 

 

 

Fuente: Política Argentina.