No tiene paz. Cada vez que abre la boca termina embarrándola: el cantante de La Beriso, Rolo Sartori, se convirtió no solo en uno de los músicos con mayor convocatoria de la Argentina sino también en uno de los personajes más polémicos.
 

Si bien es refente de lo que se conoce como “rock barrial”, Rolo está lejos del “barrio”: en shows anteriores ya había pedido mano dura contra los piqueteros y frenó en seco al público que cantaba “el hit del verano” contra Mauricio Macri. Ahora, durante un show en Córdoba, se lavó un poco las manos de sus posiciones políticas y dijo que no tiene banderas, mientras se quejó porque “no se puede decir nada" sobre la comunidad LGTB+ porque todos se ofenden.
 

“Nunca defendimos a ningún gobierno”, enfatizó Sartorio para luego largar una catarata de insultos contra la clase política sin excepción: “El día que me calle voy a dejar de cantar muchachos, tengo los huevos llenos. Manga de hijos de puta, hipócritas de mierda. Los de hoy, los de ayer y los de hace 50 años nos vienen robando, la concha de su madre”.
 

Pero el recital en Embalse no solo dejó declaraciones picantes sobre su posición política… también demostró su costado discrimatorio contra travestis, judíos y veganos.


"Ahora no se puede decir nada", dijo al anticipar un chiste sobre el miembro de una travesti. Luego, sobre un compañero de banda, disparó: “No es de la colectividad, pero tiene cara”. Y por último cargó contra los ambientalistas y hasta con los veganos. “Muchos perejiles que dicen que contaminan el río, después van y le ponen nafta Infinia… son fundamentalistas, se hacen los veganos, acá comemos asado papá, asado y vino”.

 

 

 

 

 

Fuente: La Voz.