No hace falta ser un jinete experto para disfrutar de un paseo a caballo por las sierras cordobesas. Mejor aún si se complementan con una jornada de campo y gastronomía criolla. La mayoría de las que se realizan en Córdoba son por caminos de montaña, bordeando arroyos y recorriendo montes. La duración del paseo se adapta al gusto de los visitantes, incluyendo travesías de varios días con acampes nocturnos o alojamiento en casas de campo. Los animales son mansos y dóciles, amigables con los niños, aptos para paseos familiares.

Askama Casa de Campo

Se trata del casco de una estancia de 1890, que fue restaurada y donde ahora se desarrolla el proyecto, que cuenta con 22 animales. La actividad ecuestre es la principal y se puede complementar con una experiencia rural de día de campo o bien con alojamiento incluido. Hay cocina criolla y serrana elaborada con productos de la huerta orgánica y con los que acercan otros emprendedores de la zona. La cabalgata llega a la hora de la siesta y puede extenderse por unas tres horas.

Salvador Giménez

Salvador Giménez trabaja en la Estancia El Rosal y convirtió su amor por los animales en su emprendimiento. Sus paseos tienen diferentes formatos, conforme a los gustos, edad y tiempo disponible de los visitantes. La básica es una visita guiada por el casco de la estancia y algunos puntos históricos relevantes de la zona. El paseo dura una hora y media y la dificultad es baja.

Para quienes disponen de más tiempo, a ese paseo se le suma un almuerzo campero (con picada de salame de la colonia y pan casero; asado y un Malbec) y después, una cabalgata a orillas del arroyo Chavascate. O también está la opción de dos días a caballo (se requiere buen estado físico) para recorrer las Sierras Chicas, remontar el río y llegar a unos 1600 o 1800 metros de altura. La noche se pasa en una cabaña rústica situada en medio de la montaña.

Tribu Serrana

Ubicada en Santa Mónica, su propietaria, Dafne Slater, hace 20 años que se dedica al turismo ecuestre. Cuenta con más de 40 animales, pero destina una docena ("los más mansos") a los visitantes. "Es el número ideal para que el grupo sea manejable, que vaya seguro. Siempre hay un guía al inicio y otro al final; los animales, todos en fila", relata Dafne. Además de cabalgatas, ofrece equino recreación y equinoterapia y talleres de jardinería.

Traslasierra Aventurera

Mario Frisina lleva dos décadas dedicado a organizar travesías en el oeste cordobés. Cuenta con cabalgatas de cinco horas en total hasta la Cascada Escondida. Asegura que chicos desde los siete años pueden realizarla. "Es un paseo a campo traviesa en plena montaña; para quienes quieran hacemos un asado y en verano pueden disfrutar de un baño en La Olla", explica el guía. Para los más osados y entrenados, prepara paseos de tres días hasta el Champaquí. Mario también ofrece la atracción de avistaje de cóndores en la zona de las Altas Cumbres.

 

Fuente: La Nación