El mediático abogado debió ser intervenido debido a una complicación en sus pulmones.

Fernando Burlando sufre un delicuado cuadro de salud tras la caída que tuvo hace poco menos de dos semanas mientras jugaba al polo.

Ángel de Brito fue quien brindó la información: “Estaba bien, en recuperación. Anteanoche empezó a sentirse mal, no le dio bien la saturación de oxígeno y lo llevaron al Otamendi. Decidieron operarlo ayer de urgencia”

Apenas ocurrió la caída, hace diez días, el abogado fue trasladado a un centro médico de La Plata donde el diagnóstico determinó una fractura de los arcos posteriores de la 8va, 9na y 10ma costillas y mínima contusión pulmonar. “No tengo nada. Me quisieron cortar la casaca y no los dejé, porque volvemos. Estoy impecable”, fue el mensaje que envió a sus compañeros de equipo horas después del accidente.

“Estoy muy dolido pero bastante bien, me dicen que no me puedo mover y me muevo igual. Me preocupa que hay mucha sangre en los pulmones. Están saturando bajo, al tener tantas fracturas en las costillas, respiro poquito para que no me duela el tórax”, había dicho él en su momento a través de un audio que envió a Intrusos.

Además, había dado algunos detalles de cómo se produjo el accidente: “Era una yegua nueva, no era mía, se asustó en una montonerita de caballos. Yo caí de espaldas y la cruz de ella cayó arriba de mi abdomen” dijo y concluyó: “La saqué muy barata, baratísima”.

 

 

 

Fuente: Infobae.com