Debido al aislamiento social, preventivo y obligatorio, las tabacaleras cerraron sus plantas y generó una escasez de cigarrillos en el mercado.

Por esta razón en algunos kioscos e incluso en redes sociales se puede observar la venta de cigarrillos al estrafalario precio de $500 el atado.

“Los kiosqueros que venden a esos precios son una minoría, desde UKRA no avalamos el aumento de precio desmedidos. En varias provincias trabajamos con el área de inspecciones y ya tuvimos varias denuncias. Los multan y los clausuran y eso les cuesta más caro de lo que pueden ganar en un día”, indicó Néstor Adrián Palacios, presidente de la Unión de kiosqueros de la República Argentina (U KRA), al sitio a BAE Negocios:

Desde UKRA, señalaron: “Recibimos denuncias de Chaco, San Juan, CABA, provincia de Buenos Aires por abusos desmedidos en precios. No avalamos ningún aumento. Hasta ahora el que lo había vendido más caro era de $400 en el Chaco. Un atado como caro puede estar $195, el más caro”.

Por otra parte Palacios advirtió que: “Mañana se terminan los cigarrillos en todo el país. Ya no quedan en Río Gallegos, Chaco, Santa Fé, Rosario y otras plazas. En Provincia de Buenos Aires y CABA se terminan el sábado. Sólo en algunos kioscos quedan Lucky Strike de sabor limón y crisp green, sólo sabores raros”.

La venta de cigarrillos en kioscos de Capital Federal representan casi un 70%, ya que además comercializan otros productos. Por su parte, en el Conurbano ronda entre el 45 y 50%, de acuerdo a lo que informó la Unión de Kiosqueros de la República Argentina.

 

Fuente: BaeNegocios