La crisis genera un alerta habitacional: los jóvenes ya no se van de la casa de sus padres, y muchos de los que se habían independizado regresan; otros comparten entre varios departamentos pequeños, de un ambiente; y las personas que antes podían pagarse una habitación en pensiones ahora están en la calle. Pero el panorama lejos de mejorar parece tornarse más oscuro para todos.

El presidente de la Federación de Inquilinos Nacional, Gervasio Muñoz, fue quien dio el alerta: “Lo que estamos viendo en el último mes es que se están pidiendo para renovación incrementos de entre el 50% y el 60%, y aumentos semestrales de entre el 15% y el 20%”.

En ese sentido, Muñoz explicó que “desde el último mes del contrato que terminás, hasta el último mes del que firmás, hay un aumento del 100%. O sea, con la renovación incluida, en 24 meses tenés un aumento del 50% anual”.

De acuerdo con un relevamiento del sitio especializado Reporte Inmobiliario, el costo promedio de un monoambiente en los barrios porteños hoy llega a los 10 mil pesos.

 

 

Fuente: MinutoUno.