El presidente Mauricio Macri siempre hace campaña junto a Margarita Barrientos. Lo hace, claro, porque ella es referente de las mujeres y los hombres que viven en barrios pobres y hacen cosas para ayudar a sus vecinos. El comedor Los Piletones, ubicado en Villa Soldati, fue el escenario preferido del macrismo para sacar fotos de prensa pero ahora se le podría complicar.

 

“La ministra Carolina Stanley dijo que va a aumentar la pobreza, si ella lo dijo, será así, pero es lamentable, no quiero escuchar esas palabras, uno trabaja con las familias todos los días y es triste escuchar esas cosas", aseguró Barrientos en diálogo con AM 770.

 

En esa línea, la mujer enfatizó: "No quiero seguir abriendo comedores, quiero que la gente tenga trabajo, que se ganen el pan con trabajo, con dignidad". Y aclaró que si bien “lo quiere mucho” al presidente ya no se puede seguir hundidos en una feroz crisis.

 

“A Mauricio Macri lo quiero desde hace muchos años, desde antes de que fuera político, pero la situación está muy difícil y el presidente creo que tiene que cambiar muchas cosas", planteó la dirigente social.

 

"No estoy a la altura de un ministro de economía, es difícil desarrollar las ideas. Yo le planteo siempre que tiene que abrir escuelas de oficio, hacer trabajar a la gente, abrir puestos de trabajo, no quiero que existan los comedores”.

 

Dura y sincera, Margarita concluyó, entonces: “Uno nota todos los días la crisis actual, es algo muy preocupante para todos y para mí porque hay que alimentar a la gente, me quita el sueño, a veces no alcanza lo que la gente nos pide, falta comida. Hay muchísima desocupación".

 

 

Fuente: Infonews.