A horas de las elecciones, se conoció que la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal solicitó un canje de deuda con el Banco Provincia. ¿Cuál era el fin? Evitar caer en default. 

Damián Bonari, ministro de Economía bonaerense, pidió al directorio del Banco Provincia que canjee un bono de $ 4.000 millones, con vencimiento al 6 de diciembre, por otros que vencen dentro de un año.

El "reperfilamiento" que solicitó Vidal corresponde a un bono de 4.259 milllones, que se emitió en diciembre de 2016 y que vence a comienzos de diciembre por otro equivalente, lo que le daría un año más de plazo.

“Esta Provincia requiere a este Banco el canje de bonos de vuestra tenencia, por un nuevo bono”, se lee en el documento firmado por Bonari y dirigido al presidente del BAPRO, Juan Curutchet.

La decisión fue tomada ya que sería muy dificil cerrar las cuentas de las "arcas bonaerenses". Esta situación ya había sido denunciada publicamente por el candidato del Frente de Todos, Axel Kicillof.

La medida tomada por el gobierno bonaerense generó el rechazo abierto de la oposición. Incluso desde el propio Banco Provincia hablaron directamente de un “default” virtual de la deuda provincial.

 

Fuente: Info135