El presidente de la Corte Suprema de Justicia, Ricardo Lorenzetti, mantuvo una reunión privada y secreta con los empresarios más importantes del país. El motivo: la preocupación por la continuidad del gobierno en medio de la crisis institucional que provocó el nuevo pedido de asistencia al Fondo Monetario Internacional.

Según fuentes extraoficiales, el juez supremo -que no oculta sus intenciones a convertirse en presidente de la Nación- le transmitió a la crema empresarial argentina su preocupación por la "fragilidad" de la administración de Mauricio Macri.

Este medio pudo reconstruir que en la cena secreta se encontraban, entre otros, Gustavo Grobocopatel y Eduardo Costantini.

Durante el encuentro con Lorenzetti, el empresariado mostró sus dudas acerca de la efectividad del blindaje que la Casa Rosada le pidió al FMI. A su vez, los hombres de negocios no ocultaron su desconfianza por las duras exigencias que impone el organismo de crédito internacional y por la "espalda política" que pueda tener Macri para afrontar un posible clima social adverso ante un escenario económico desfavorable.

 

Fuente: ElDestape