El Gobierno nacional anunció con bombos y platillos que bajará los precios de 1.000 drogas de medicamentos que necesitan los afiliados del PAMI pero, lo cierto, es que ya habían subido 22% más que la inflación.

El planteo oficial es que esta acción beneficiaría en forma directa a los 5 millones de afiliados al PAMI. Ellos estiman que los afiliados pagan un promedio de $500 mensuales en remedios. Algunos tienen una cobertura del 100% (los especiales) y otros poseen un descuento de entre 50 y 80% de descuento (para tratamientos ambulatorios).

Cuando se pone la lupa sobre los números se descubre, sin embargo, que los precios subieron más de 22 puntos porcentuales y, acumulado en los dos últimos años, algunos medicamentos llegaron superaron el 200%.