Al menos 13 hospitales deberían estar ya inaugurados y funcionando, pero fueron frenados cuando Cambiemos asumió el gobierno. Entre ellos, un hospital de niños en Catamarca, otros de alta complejidad en el Conurbano, y lo que iban a ser flamantes centros destinados a expandir el Plan Nacional de Medicina Nuclear.

Por ejemplo, a fines de 2013 se firmó el contrato de ejecución de obra de ampliación y refacción del Hospital Interzonal de Niños Eva Perón, de Catamarca, con la empresa Huasi SRL, para sumar 3350 m2 a ese centro de salud. Comenzó a desarrollarse poco después y superaba el 95% de ejecución cuando a fines de 2015 llegó el macrismo al gobierno. La obra se frenó. A mitad de 2016, el presidente Mauricio Macri visitó la provincia y prometió: "Nos hemos comprometido a terminarlo antes de fin de año, porque este es el hospital de niños de referencia de esta provincia, el único, y necesitamos que tenga más capacidad". Todo siguió igual. En la última reunión de Macri con la gobernadora Lucía Corpacci, en Termas de Río Hondo, el gobierno nacional volvió a comprometerse a finalizar los trabajos. Aunque anticipó que habrá demoras.

El otro apremio que sufre la comunidad hospitalaria es la época del año: con espacio reducido, las autoridades resolvieron "optimizar" la actual (y vetusta) estructura edilicia para hacer frente a los posibles incrementos de casos con enfermedades respiratorias. Miguel Ángel Morandini, director del "Eva Perón", comenta que debieron ubicar ocho camas en la sala multiuso de la Escuelita Hospitalaria.

Por otra parte, según el informe de la Fundación Soberanía Sanitaria, seis hospitales bonaerenses esperan su oportunidad. Dos de ellos (el Presidente Néstor Kirchner, de Laferrere, y el Doctor René Favaloro, de Rafael Castillo) están en La Matanza, donde más urge el reclamo por la cantidad de población que necesita el servicio. Estaba previsto que funcionaran a comienzos de 2017. Por eso fue la propia intendenta, Verónica Magario, quien le respondió a Vidal: "La Matanza necesita hospitales, así que pedimos humildemente esfuerzo en conjunto. Tenemos dos hospitales listos para poner en funcionamiento. Necesitan partidas para personal y equipamiento. Mientras se remodela el Paroissien, podemos trasladar todos sus servicios al de Gregorio de Laferrere". 

La gobernadora María Eugenia Vidal  fue franca con el tema: "No voy a abrir hospitales nuevos ni cortar cintas, porque eso es una estafa a la gente. La salud no es un edificio. Construir un edificio es la parte más fácil. Lo que vale la pena es poner equipamiento de última generación, que haya insumos, enfermeras y médicos. O seguridad. Y tecnología para que la gente sepa cuánto hay que esperar en una guardia".

Ante estas declaraciones, Nicolás Kreplak, presidente de Soberanía Sanitaria y exviceministro de Salud durante la gestión de Daniel Gollan, señaló: "Es una barbaridad lo dicho por Vidal, porque los hospitales ya están construidos. Desde ningún punto de vista es mejor arreglar uno que ya existe (que también hay que hacerlo). Es mucho más caro, y por otro lado, ¿qué hacés con los pacientes mientras se arregla el hospital?".

 

Fuente: Tiempo Argentino