Los turistas que alguna vez visitaron Córdoba saben bien de qué se trata el Uritorco, ese cerro emblemático de accesible ascenso que está cargado de leyendas sobre energía extraterrestre. El lugar está a los pies de la singular ciudad de Capilla del Monte pero cerca de ahí hay un secreto que pocos conocen: Ongamira, único con sus grutas, historias y leyendas, también, pero de los nativos que lo habitaron.

 

“La energía de todo lo creado”. Ese es el significado de Ongamira, y resume parte del espíritu que se vive en sus tierras, dado que fue como bautizaron los Comechingones a este rincón del norte cordobés.

 

Ongamira está situada a unos 120 kilómetros de la ciudad de Córdoba. Su místico valle invita a gastar las suelas de las zapatillas recorriendo cada una de sus paradas. En la cabecera opuesta al valle, se alza un cerro de dos nombres: el Charalqueta o Colchiqui, que con sus 1.575 metros de altura tiñe el calzado color ladrillo a causa de su piedra arenisca.

 

 

 

Fuente: Ser argentino.