“Vivir las pascuas en Seclantás es una experiencia única”, afirman quienes tuvieron la oportunidad de visitar la pintoresca localidad de los Valles Calchaquíes. Se trata de un tiempo muy especial, en que los seclanteños que viven en otros lugares retornan al pueblo para reencontrarse con su tradición. 

Los turistas llegan ansiosos de impregnarse del misticismo del lugar. Respecto de las actividades que rodean a los días santos, el viernes 19 se comienza a vivir la Pascua intensamente, con el tradicional vía crucis viviente, protagonizado por los vecinos del lugar. Se trata de una representación imponente en la que destaca la escenificación, un gran colorido y la iluminación.

El sábado 20 se lleva a cabo en la plaza principal la cuarta edición de la Feria Agroartesanal de Seclantás. Participan artesanos locales y pequeños productores del municipio. El público tendrá la oportunidad de encontrar en los diversos stands las mejores artesanías del mundo, desde los afamados ponchos seclanteños, como también ruanas, mantas, chales y tapices. No faltarán los trabajo cerámicos y los realizados en madera, todos de una gran calidad.

La propuesta gastronómica no se queda atrás, presentando productos representativos de la agricultura familiar de la zona como tomate, cebolla, pimiento, papa andina, entre muchos otros. También elaboraciones locales de quesos de cabra, masas regionales, dulces artesanales, mote, pimentón, maíz tostado, etc. 

La feria será amenizada con un importante show de música en vivo y un desfile de ropa artesanal, a través del cual se dará a conocer al público las confecciones locales realizadas con materiales, tejidos y géneros originarios. 

En Seclantás, conocida por sus famosos ponchos tradicionales, nace el “camino de los Artesanos”. Es un camino paralelo a la ruta 40, en el que encuentran artesanos tejedores de fama internacional. La materia prima que utilizan es la lana de llamas o de ovejas y, para algunos trabajos especiales, la muy apreciada lana de vicuña.

El pueblo es uno de los mejor conservados de la provincia. Caracterizado por sus antiguas casonas de adobe con galerías y grandes patios, con detalles arquitectónicos que le dan al lugar un aire antiguo y fresco. El edificio de la iglesia del cementerio, por ejemplo, fue levantado en 1835 y es monumento histórico nacional. La parroquia Del Carmen data de 1885 y conlleva una arquitectura mezcla de estilo cuzqueño con detalles de otras influencias. Es, sin duda, el edificio más importante del pueblo. Los vinos constituyen otro sello local, ya que en tierras seclanteñas se encuentran viñedos ubicados a 3.100 metros de altitud, entre los más altos del mundo. 

En la región también se encuentran las otras atracciones como Brealito, un pintoresco lugar cerca del río rodeado de montañas y cardones, con pequeñas casitas y una iglesia. Desde su increíble laguna pueden apreciarse paisajes únicos; y las Cuevas de Acsibi, increíbles formaciones geológicas con grandes muros de piedra que se convierten en un laberinto natural.

 

Fuente: El Tribuno